Templos y lugares Santos

Conoceremos Vera a través de sus templos y lugares santos empezando nuestro recorrido en el Cerro del Espíritu Santo declarado Bien de interés Cultural. Enclave de la ciudad medieval de Bayra, destruida por completo en el terremoto de 1518; en ella convivieron musulmanes y cristianos hasta 1488, año en el que tuvieron lugar las Capitulaciones de la Ciudad. El cristianismo fue la religión dominante en Vera la Vieja hasta que el terremoto la devastó, trasladándose a su emplazamiento actual por orden de los Reyes Católicos.

Durante el franquismo, una manifestación de devoción fue la creación del monumento en honor al Sagrado Corazón de Jesús, empezado a construir el 17 de Julio de 1949. Una curiosidad es la pérdida de la cabeza de esta estatua, el 5 de Marzo de 2011, debido al impacto de un rayo. En este mismo cerro, convertido ahora en mirador, podemos observar la Ermita del Espíritu Santo s. XV, en su origen un aljibe árabe, hoy Centro de Interpretación de las Ruinas Medievales de Bayra.

A continuación, nos dirigiremos a la Capilla de San Agustín s. XIII, junto a la Biblioteca Municipal. La iglesia de San Agustín era la antigua ermita del Real Hospital de San Agustín mandado a construir por el Emperador Carlos V a principios del s. XVI. Sobrio edificio tardobarroco, de una sola nave, dedicado a la Virgen de la Milagrosa.

Descenderemos hasta Iglesia-fortaleza de Ntra. Señora de la Encarnación s. XVI. Levantada durante la primera mitad del siglo XVI, la singularidad de esta iglesia responde a la estructura mudéjar-andaluz de tipo fortaleza por el fin defensivo que debía cumplir, ya que la zona era un enclave cristiano rodeado de población morisca y acechado por el peligro berberisco que representaba el mar.

De estilo gótico tardío con una decoración interior barroca, destaca el Retablo Mayor , de pino del Canadá, colocado a finales del siglo XVIII y, el retablo de la Virgen de la Victoria , situado en la Capilla Mayor con alusiones a la preocupación por el peligro de los ataques moriscos.

Continuaremos nuestro recorrido visitando el Convento de Ntra. Sra. de la Victoria s. XVII o también conocido como Convento de Los padres Mínimo o de San Francisco de Paula, que fue habitado por los Padres Mínimos desde comienzos del siglo XVII hasta el año 1823, momento en que fue desamortizado. Destaca su iglesia fortaleza y las pinturas, dibujos y relieves que datan de principios del s. XVIII, según una fecha escrita en uno de los frescos, encontradas debajo del revestimiento de las paredes del convento, desconocidas hasta el momento de su restauración. Actualmente, Auditorio Municipal, alberga numerosas actividades a lo largo del año. Convertido en Museo Conventual de la Orden de los Padres Mínimos.

Ascendiendo por la calle del Mar, nuestro próximo punto de visita será la Ermita de la Virgen de las Angustias s. XVIII. Mandada a construir sobre una ermita privada en 1719, un año después fue cedida a la Ilustre y Venerable Hermandad de Ntra. Sra. la Santísima Virgen de las Angustias para rendir culto a su imagen titular, de autor desconocido. Es un pequeño templo de estilo neogótico en cuyo interior destaca el retablo ecléctico del presbiterio, de principios del s. XX.

Desde aquí nos dirigiremos hasta la Ermita de San Ramón s. XVIII, un sencillo edificio barroco en cuya capilla se halla instalada la imagen de Ntro. Padre Jesús Nazareno, imagen titular de la cofradía de mismo nombre a la que se entregó la ermita para su reconstrucción y custodia en el año 1731. Ubicada en los jardines de La Glorieta , construida como consecuencia del desarrollo económico y demográfico de la segunda mitad del siglo XIX, desde su mirador pondremos fin a nuestro recorrido, deleitándonos con inmejorables vistas hacia el mar y del Valle.

Si lo desea, puede ampliar el recorrido con la visita a la Ermita de la virgen de Las Huertas s. XVI . Se trata de una sencilla edificación de la tradición arquitectónica local construida en honor a la Patrona de Lorca. Todos los años, el primer fin de semana de septiembre, en sus alrededores se realiza una popular romería, en recuerdo de la ayuda que prestó a los veratenses esta ciudad, cuando Vera fue situada por el rey morisco Aben Humeya en 1596.

Sólo visita exterior, salvo el primer fin de semana de septiembre con motivo de la celebración de la tradicional Romería de la Virgen de las Huertas.

 
GOOGLE FACEBOOK YOUTUBE NEWSLETTER BLOGS