BAÑO SEGURO

Medusas

Las medusas son animales marinos que viven en aguas abiertas. Nadan muy lentamente y en primavera y verano son arrastradas hacia las costas por las corrientes.
Si se tocan las medusas, aunque estén muertas inyectan una sustancia en la piel que produce escozor. El contacto con los tentáculos o con sus porciones, tanto en el agua como en la arena también, puede causar lesiones.

A tener en cuenta:
• Evitar las zonas donde rompen las olas, porque es el lugar donde se acumulan los restos de medusas.
• No bañarse si hay medusas o si así lo recomiendan los servicios de vigilancia de la playa (señalización mediante bandera).
• Las medusas no tienen que tocarse nunca, ni sacarlas del agua, aunque estén muertas.
• La sensación de la picadura de una medusa es muy similar a la de una quemadura, y se inicia una erupción en la piel que puede reaparecer varias veces.
• El contacto con los tentáculos de una medusa puede causar lesiones tanto locales como generales: erupciones cutáneas, enrojecimiento, hinchazón, picor y dolor intenso.
• Las cremas solares, los bañadores y todo cuanto recubra la piel protege del contacto con las medusas.
• Las personas con antecedentes de alergias, que sufren asma o enfermedades cardiovasculares, las que ya han sufrido una picadura de medusa y los niños y niñas son más sensibles a la toxina de estos animales.

¿Qué se debe hacer cuando se produce una picadura?
• Salir del agua.
• No rascarse ni frotar la zona afectada ni con las manos ni con toallas o arena.
• Retirar de la piel (con pinzas o guantes) los restos de tentáculos, si son visibles.
• Lavar la herida con agua salada. Nunca se tiene que utilizar agua dulce, ya que activa las células y aumenta la cantidad de toxina inyectada por la medusa.
• No apliques amoniaco, vinagre u orines.
• Los niños, personas mayores o aquellas con alergias que resulten afectados, pueden necesitar una atención especial.
• Llenar una bolsa de plástico con hielo y aplicarla lo antes posible, durante unos 15 minutos, sobre la zona afectada (nunca hay que poner el hielo directamente sobre la piel). Si el escozor no se detiene, se puede aplicar frío 5 minutos más.
• Para evitar la infección de la herida, se aconseja la aplicación de un antiséptico (alcohol yodado) 2-3 veces al día durante dos o tres días.
• Hay que tener presente que, normalmente, queda una herida abierta y que ésta se puede infectar. Por tanto, es necesario proteger la herida con pomadas antihistamínicas hasta que la herida cicatrice.
• Estas medidas se tienen que tomar lo antes posible. Si las molestias continúan o generan temblores, náuseas, mareos o dolor intenso, se debe acudir a un centro sanitario, e informa, si es posible, del tipo de medusa que produjo la picadura.


En cualquier caso, si la playa cuenta con servicio de socorrismo, lo mejor es acudir a él inmediatamente

 
GOOGLE FACEBOOK YOUTUBE NEWSLETTER BLOGS