Organizada por la Concejalía de Cultura, la muestra se puede visitar hasta el día 3 de agosto en el Convento de la Victoria de Vera

‘Salvaje’, apasionante exposición de Cristina Gómez



25/07/2017

Un año hemos tenido que esperar para la vuelta a escena de la artista veratense, Cristina Gómez Gómez, quien reaparece con una cuidada selección de pinturas con las que aporta su particular homenaje al mundo. Provocadora, intimista y muy preocupada por el medio ambiente, así es “Wild”, “Salvaje”; la última exposición de esta joven artista licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Granada.

La pintora nos desvela que “fluir” es su verbo, “imaginación” su sustantivo e “instintivamente” el adverbio de modo que acompaña a todas sus creaciones. Nos cuenta que siempre ha estado influenciada por la naturaleza y lo que le rodea. El agua de nuestro planeta y nuestra profunda conexión con ella. Hay una cita de Albert Einstein que le gusta recordar especialmente “la alegría de ver y entender es el más perfecto don de la naturaleza”. Las obras que ha realizado captan las cambiantes vistas de nuestro hermoso planeta.

Cada una de estas pinturas resume la increíble energía que ha estado sintiendo, la belleza de los sitios que ha visitado y la alegría que le han aportado esos pedazos de nuestro mundo a lo largo de todo este año. Por ello, comenta que le ha resultado muy divertido jugar con diferentes formas y soportes para esta serie de cuadros. “La sensación de conectar con el tablero, fluyendo como el agua, me hace conectar con mi lado más pasional y creativo. Me encantan las texturas inesperadas y las capas frescas, los borrones incluso son divertidos porque significan que estoy empujando mi creatividad y tratando de hacer algo diferente y único. El poder de reinventarme cada día es una virtud que se entrena, el atreverse a descifrar los miles de matices que poseo, cuando lanzo sin miedo los colores sobre el lienzo y así descubro con cada creación un mundo nuevo a mis pies.”

En sus creaciones más coloristas ha incorporado nuevos procesos y ha optado por el uso de pinturas luminiscentes. Este tipo de pigmentos brillan en la oscuridad con luz ultravioleta. Como técnica estrella ha hecho uso del ‘dripping’, la técnica por goteo que permite la conexión directa del pensamiento y la acción del artista. Para ello ha usado nuevos recursos, pintura aplicada con trapos, directamente del bote… mezclando todo tipo de materiales, y tratando toda la superficie con la misma intensidad. “A veces abandono el pincel y el caballete, salpicando de manera espontánea, sin un esquema prefijado. Para mí es la expresión directa de los propios sentimientos en colores sumamente vivos. Hay un dinamismo y espontaneidad que me atrapa como espectadora", narra la pintora que añade “con el cuadro en el suelo y formando parte de él, donde expreso mi energía, de pincelada ágil y firme, el lienzo es un cuadro en acción”, y con una intensidad sorprendente podría indicar. Le gusta colocar en todo este trabajo de acción una imagen, unos labios.  Juega con la estética y con las texturas, dando diversión y una carga extra sensual, y así enfatizar un atractivo juego salvaje, ese que todos llevamos dentro. 

Le interesa la relación entre el hombre y el animal, nos comenta, que entiende al pintor como un chamán, su cuerpo como la naturaleza en la cual se expande, y el arte brota sin obstáculos. Será por ese motivo por el que curiosamente en todas sus exposiciones incluye retratos de animales, se le nota que le apasiona retratar la naturaleza y la vida salvaje en blanco y negro. Nos cuenta que siente una gran preocupación por la conservación y el medio ambiente, por los seres vivos que habitan este planeta. Todos los apasionados por la fotografía conocemos la gran belleza y enorme capacidad expresiva de los retratos en blanco y negro. A la artista, le resulta sumamente atractivo aplicar esta técnica a los retratos de animales ya que tienen una fuerza difícil de contener. Da igual la naturaleza del animal que pinte; todos son bellos y, contemplados de esta forma, parecen dispuestos a gritar que ellos también tienen «alma», permitiendo al observador entablar un diálogo directo con el animal ya que en muchas de las pinturas el animal (la naturaleza) mira fijamente al espectador.

Igual que las flores que sólo responden a la luz, Cristina, fiel a su brújula moral, nos muestra en esta exposición, “Wild”, que la vida Salvaje es más bella aún si cabe cuando se pinta con pasión. 

 

 


Imagenes


La concejala de Cultura, Isabel de Haro, con la pintora Cristina Gómez
 
 
 
GOOGLE FACEBOOK YOUTUBE NEWSLETTER BLOGS