El Alcalde de la ciudad José Carmelo Jorge Blanco y demás miembros de la Corporación Municipal, autoridades civiles y militares, bajo mazas, se dirigieron al templo parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación para asistir a la solemne eucaristía.

CORPUS CHRISTI 2015 EN VERA



08/06/2015
<div><br></div><div>El pasado domingo siete de junio a las seis y media de la tarde, tras la interpretación del himno nacional por la Banda de Música Municipal en la Plaza Mayor frente a la casa consistorial, el pendón real escoltado por el Alcalde de la ciudad José Carmelo Jorge Blanco y demás miembros de la Corporación Municipal, &nbsp;autoridades civiles y militares, bajo mazas, se dirigieron al templo parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación para asistir a la solemne eucaristía presidida por el cura-párroco Carlos María Fortes García, asistido por el diácono Roly Gutiérrez Salazar, que el próximo día 27 será ordenado Sacerdote. Tras la cual se entronizó la custodia con el Santísimo Sacramento, portada a hombros por dieciséis horquilleros de la Real Archicofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, dando así comienzo al desfile procesional de Jesús Sacramentado &nbsp;por las calles de la ciudad.&nbsp;</div><div>Asistiendo el alcalde, José Carmelo Jorge Blanco y Equipo de Gobierno, &nbsp;actual Corporación Municipal y Electos, autoridades civiles y militares, &nbsp;Hermanos Mayores de las Hermandades y Cofradías, Consejo de Pastoral, Adoración Nocturna, Comunidades Religiosas, y una considerable multitud de fieles que acompañaban a Jesús Sacramentado, entonando canciones eucarísticas.</div><div>Las calles del tradicional recorrido habían sido embellecidas y engalanadas por los vecinos, tanto balcones como fachadas e instalando artísticos altares que jalonaban el trayecto para descanso de la custodia y recepción de la bendición con el recogimiento debido a Jesús Sacramentado, mientras la Banda de Música Municipal interpretaba los acordes del himno nacional y los niños de Primera Comunión alababan al Santísimo Sacramento, y los veratenses honraban al Santísimo, arrojando nubes de pétalos de flores, cuando el sacerdote eleva la custodia y bendecía a los fieles.</div><div>Al llegar nuevamente al templo, y tras la bendición con la Custodia a todos los fieles reunidos, con el rezo de la oración de desagravio y la reserva en el sagrario del Viril, finalizaba esta solemne celebración eucarística.</div><div><br></div>

Imagenes


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
  
 
GOOGLE FACEBOOK YOUTUBE NEWSLETTER BLOGS