Atención al ciudadano:
010
sac@vera.es

Las Princesas ¡Bua! qué traviesas

PLaza de la Pergola. Paseo Marítimo. 22.00 hs

16/08/2017 - 16/08/2017Incluido por cultura

 

La compañía Pequeño Sastre presenta la obra de Teatro Infantil Musical Participativo "Las princesas ¡Buá! qué traviesas". En el la Plaza de la Pégola en el Paseo Marítimo de Vera, a las 10 de la noche, del próximo miércoles 16 de agosto. Sinopsis: En homenaje a Gloria Fuertes en el centenario de su nacimiento, hemos elegido la obra "las princesas traviesas", una obra ciertamente muy divertida.La música, es una adaptación de varios madrigales de Claudio Monteverdi(Italia, 1567-1643), interpretados por violín y arpa (pregrabados) y tenor (en directo). La obertura, no obstante, es una adaptación para los mismos instrumentos de la primera parte de la obertura de la ópera,considerada la primera ópera de la historia.Queremos apuntarnos al homenaje a este compositor en el 450 años de su nacimiento.Puede que las princesas traviesas sea una de las obras teatrales menos conocidas de Gloria Fuertes. Puede, pero es, desde luego, una de las más divertidas. El rey, Rosauro, adusto, seco y arisco, y la reina, Brunilda, tonta, mandona y autoritaria, tienen dos hijas, Florinda y Casilda. Las dos son tontas de remate, aunque no tanto como su madre.Se dedican a tocar el violín y el arpa (lo cual ha dado lugar a la selección interpretativa musical) además de hacer tonterías. Viven en un reino muy pobre que no da para un real mantenimiento del castillo.El único producto de cierta relevancia que hay en el reino es el boniato. El rey, Rosauro, destaca por su nulo historial bélico, pues durante su reinado no ha habido ni una sola guerra, quizá no tanto por su amor a la patria como por la falta de presupuesto. Las princesas están en buena edad casadera y sus padres quieren casarlas ya con nobles de alto linaje y así, de paso, librarse de ellas. Se ponen en contacto con príncipes de todo el mundo para que pasen por el castillo.Las princesas, por su parte, se limitan a soñar románticamente con sus“príncipes azules” que tienen perfiles francamente rocambolescos, así que el rey se pone en contacto con el mago, Berlina, para que le prepare un brebaje cuyo efecto cause el enamoramiento de las niñas y de sus pretendientes. El mago cumple con su cometido y logra que las princesas tomen un vaso de su brebaje para que se enamoren de los primeros mozos que encuentren por el camino. Empiezan a llegar los príncipes al castillo y las princesas, que huelen que algo podrido se mueve po rallí, huyen de su hogar y terminan en la Plaza;donde están en plenas fiestas. Por el efecto del brebaje, se enamoran de los primeros mozos que encuentran: un carbonero y un titiritero que, por su parte, caen rendidos a sus pies. Las dos parejas se casan en el acto.Las princesas vuelven al castillo, ya casadas. El rey, en vez de alegrarse, empieza a tirarse locamente de los tirabuzones de la barba(que le ha impuesto Casilda) mientras la reina, por la fuerte emoción,cae sobre su butaca, víctima de un patatús.


Imagenes

_('FOTO')
 
  
 
GOOGLE FACEBOOK YOUTUBE NEWSLETTER BLOGS